viernes, 29 de agosto de 2014

ULCERAS POR DECUBITO

Se le denomina así al área de piel que se destruye cuando una persona permanece en una sola posición por mucho tiempo sin desplazar el peso. Esto con frecuencia sucede cuando el paciente utiliza una silla de ruedas o una cama aún por un corto período de tiempo (por ejemplo, después de una cirugía o lesión). La presión constante sobre la piel produce una disminución en el suministro sanguíneo hacia esa área y el tejido afectado muere.


Una úlcera por decúbito comienza con un enrojecimiento de la piel, pero se agrava progresivamente. Los sitios más comunes donde se presentan las úlceras por decúbito son las prominencias óseas (huesos cercanos a la piel), como en los codos, los talones, las caderas, los tobillos, los hombros, la espalda, etc.




CAUSAS
  • Inmovilidad por encamamiento prolongado o silla de ruedas
  • Piel frágil
  • Presentar una afección crónica, como la diabetes o una enfermedad vascular, que impida a diferentes áreas del cuerpo recibir un flujo sanguíneo adecuado.
  • Incapacidad para mover ciertas partes del cuerpo sin ayuda, como ocurre después de lesiones en la columna o en el cerebro o si la persona tiene una enfermedad neuromuscular.
  • Desnutrición
  • Humedad por sudoración o incontinencia
  • Edad avanzada
SÍNTOMAS
Las úlceras de decúbito se caracterizan por la severidad, que van desde la etapa I (los signos iniciales) hasta la etapa IV (los más graves).

UBICACIONES FRECUENTES:







Las áreas con poca grasa o musculo ubicadas sobre prominencias óseas son proclives a padecer ulceras por presión. Dependiendo de las posturas de la persona, las zonas más comunes son:




DECUBITO SUPINO:



DECUBITO PRONO:



ESTADIOS DE LA LESION:

Se pueden establecer diferentes estadios en función de la profundidad del tejido afectado. Esquema de los tejidos:

ESQUEMA DE LOS TEJIDOS:



ESTADIO I:






ESTADIO II:





ESTADIO III:





ESTADIO IV:






PRIMEROS AUXILIOS:

Una vez que si identifica la ulcera por decúbito, se tienen que tomar medidas de inmediato:
  • Apaciguar la presión en el área. Usar almohadas, cojines de espuma; para ayudar a reducir la presión.
  • Tratar la úlcera de acuerdo con la etapa en la que se encuentre. Se debe  suministrar al paciente un tratamiento específico e instrucciones para su cuidado.
  • Evitar traumatismos o fricciones posteriores. Utilizar polvo de talco en las sábanas puede ayudar a disminuir la fricción en la cama.
  • Mejorar la alimentación y otros problemas subyacentes que puedan afectar el proceso de cicatrización.
  • Si la úlcera de decúbito se encuentra en la etapa II o superior, se deberá  limpiar y cuidar las úlceras abiertas. Es muy importante hacer esto en forma apropiada para prevenir una infección.
  • Mantener el área limpia y libre de tejido muerto. Generalmente, las úlceras por decúbito se curan y se limpian con hibitane, mercurio cromo o jabón quirúrgico y esta debe cubrirse con gasas y curaciones
COMPLICACIONES:
    Olor fétido de la úlcera
              Pus que sale de la úlcera
                           Enrojecimiento y sensibilidad alrededor de la úlcera
                           La piel cerca de la úlcera está caliente y edematizada
                Una infección se puede propagar al resto del cuerpo y causar problemas serios. Los signos de que la infección se puede haber diseminado a la sangre pueden ser fiebre, debilidad o confusión.

PREVENCIÓN:

El 95% de las ulceras por presión se pueden evitar utilizando recursos adecuados, siguiendo unas pautas correctas de nutrición e hidratación, de higiene y cuidado de la piel, además los constantes cambios posturales.







Los pacientes postrados o inmóviles con diabetes, problemas circulatorios, incontinencia o problemas mentales deben tener una inspección diaria de la piel en busca de úlceras por decúbito. Se deben buscar áreas enrojecidas que, cuando son presionadas, no se tornen blancas, al igual que buscar ampollas, úlceras o cráteres. Además, se deben tomar las siguientes medidas:
  • Cambiar de posición al menos cada dos horas para aliviar la presión.
  • Usar artículos que puedan ayudar a reducir la presión, como almohadas, badanas, almohadillas de espuma y polvo de talco, que se consiguen en tiendas de suministros médicos.
  • Consumir comidas bien balanceadas y saludables.
  • Hacer ejercicio diariamente, incluyendo los ejercicios de rango de movimiento para los pacientes inmóviles.
  • Mantener la piel limpia y seca. Las personas que sufren de incontinencia necesitan tomar medidas adicionales para limitar la humedad.